viernes, 1 de marzo de 2013

Amo los tejanos pitillos y las sudaderas anchas. Amo escuchar música y pintarme las uñas. Amo mi pelo rizado cuando está liso, y me gustaría tenerlo liso porque lo tengo rizado. Es así de simple. Los que tenemos el pelo castaño lo queremos rubio, las buenas lo quieren castaño. Lo tienes liso y lo quieres rizado, lo tienes rizado y deseas tenerlo liso. Es así, con esta tontería pretendo demostrar que siempre queremos lo que no tenemos, que a veces buscamos la felicidad en un sitio que no es el adecuado. Simplemente, intentarlo, intentar ser feliz, salir a la calle con una sonrisa e intentar recibir mil sonrisas más.



Primero quiero malgastar contigo el tiempo, sentirme preso de algún sentimiento, y encontrar lo que no encuentro, el príncipe de mi cuento.



No hay comentarios:

Publicar un comentario